La condición del toro bravo y la triste actualidad del escalafón

Javier Pérez

Javier Pérez
La mansedumbre no es más que la condición de un toro y un toro manso también tiene su lidia.
Lo triste es cuando esa lidia corre por cuenta de cuadrillas que, por desgracia, no gozan ni de las agallas, ni de las corridas suficientes para saber como desarrollarla. Ayer en Checa salió una áspera corrida de Antonio San Román, que tiene procedencia Torrestrella y que las figuras hacen por no encontrársela en su camino.
José María Alonso
La corrida estuvo bien presentada, incluso algún burel pecaba de exceso de bascula.
En general, como antes decía, la corrida fue mansa y de los 6 astados, 4 buscaban la puerta de chiqueros nada más abandonarla. Sin embargo, dentro de la mansedumbre hubo casta y la pelea contra el caballo fue sin duda, lo mejor de toda la tarde. Varios jacos fueron derribados y los varilargueros pasaron un trago para el que no estaban preparados.
Javier Pérez
Abrió plaza el primero y lo recibió a portagayola Jose Manuel, que vestía un sangre de toro y oro. El chaval dejó rápidamente latente que anda falto de corridas y, desgraciadamente, sólo pudimos verle carencias. El toro cayó de aburrimiento aculado en tablas, haciendo el presidente un grave incumplimiento del reglamento al no tocar los 3 avisos. 
Peña Taurina Orea//Instagram//Autor no identificado
El segundo, toda una mole, no hizo más que mansear y fue recibido por David Garzón, que también vestía un bonito sangre y oro. El joven novillero no quiso ver al astado y su cuadrilla poco ayudo en la lidia, lo despachó sin pena ni gloria.
El tercero de la tarde, el peor presentado hasta el momento, le tocó en suerte a Máxime Solera, el más aventajado y el mejor de la tarde, vestía un verde botella y oro con trazas antiguas. Muy por encima de su oponente resolvió la faena con facilidad y fue premiado con una oreja.
Peña Taurina Orea//Instagram//Autor no identificado
Salió el cuarto, que fue el colmo de todos los males, Jose Manuel y su cuadrilla fueron desbordados y el novillo derribó al jaco con violencia.
Incapaces los toreros de sobreponerse a un manso de libro, tuvieron, en el presidente, a su mejor colaborador, que con una sola banderilla cambió el tercio para añadir un despropósito más a la tarde.
Se hizo realidad aquello de que no hay quinto malo y David Garzón recibió con unos buenos lances a un animal que desde el primer momento mostró maneras. Sin embargo, el maestro atenazado por la tarde, decidió recetar más castigo del que el toro necesitó. En la faena de muleta el toro quiso, pero evidenció el castigo. El presidente otorgó 2 orejas con escasa petición.
El sexto, colorado y grande como él sólo, se dejó torear y peleó en el caballo como sus hermanos. Máxime Solera, de nuevo por encima de su oponente, dejó pasajes apreciables y demostró valor, lo despachó de un estoconazo y aunque el toro tardó en caer el presidente se volvió a sacar de la chistera la segunda oreja.
Instagram de ortegaalco_93
Plaza de toros de Checa, menos de media entrada. Toros de Antonio San Román, mansos en conjunto pero encastados, se dejaron quinto y sexto.
Jose Manuel (sangre de toro y oro) 1, 2 avisos y pitos, 2, 1 aviso y silencio.
David Garzón (sangre de toro y oro) 1 saludos, 2, 2 orejas.
Máxime Solera (verde botella y oro) 1, oreja, 2, 2 orejas.
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s