Una historia llena de triste realidad.

Administración VS vida Rural

Hace aproximadamente dos años decidimos hipotecar la vida que teníamos en Madrid, la casa, los ahorros y los planes de pensiones por una vida de ensueño en el mundo rural.

Invertimos en un rebaño de cabras; luchamos para montar una quesería y trabajamos duramente por mantener la familia unida en un entorno totalmente nuevo y desconocido para nosotros.

Emprendimos, el pueblo nos apoyó, Orea nos abrió sus puertas, nos acogió y el negocio empezó a funcionar. Sin embargo, ya habíamos sacrificado muchas cosas por el camino; a nuestro hijo mayor tuvimos que dejarlo en Madrid y el pequeño tiene que irse a Molina De Aragón de lunes a viernes para poder estudiar.

A pesar de ello, en enero de 2019, el 21 de enero concretamente, decidimos ampliar el rebaño, estábamos vendiendo bien y necesitábamos más leche. Compramos cabezas de ganado en Villar del Saz ( Cuenca). Y es ahí donde comienza el calvario real.

Los veterinarios nos proporcionaron la guía de traslado de animales sin ningún tipo de problema, a pesar de que no habían realizado saneamiento de tuberculina desde el 2015. Avisamos de que en Orea había otras cabezas de ganado, concretamente vacas, pero “sin ningún problema” dijeron ellos. ” La ley no obliga a hacer saneamiento en Castilla-La Mancha” también alegaron.

Una vez en Orea las cabras estaban a pleno rendimiento, treinta cabras de reposición hicieron que la quesería fuera viento en popa.

Pero, por alguna razón, la Administración decidió que nuestro rebaño tenía que ser saneado. -demasiada casualidad, justo ahora que vienen los trashumantes, que otro compañero también había comprado cabras- en fin…. Sanearon las mías y las del otro compañero. Y el resultado fue que 55 cabras dieron positivo en tuberculina, prácticamente todo el rebaño comprado en Cuenca.

Y de todo esto, la triste realidad es, que además de que te paralizan la vida, resulta que según la Ley, ” la culpa es nuestra”. Me van a disculpar señores de la administración, la culpa no es del ganadero.

La culpa es de la falta de cumplimiento de la ley, de las divergencias entre comunidades y provincias, del “hacer la vista gorda” de muchos que no cumplen con su trabajo. Por no hablar de la subvenciones europeas, que subvencionan tierras y ganado, pero si el saneamiento te da positivo, te pagan una miseria por sacrificar tu modo de vida.

¿Dónde está el emprendimiento rural?, ¿dónde queda la ilusión? Lo he perdido casi todo.

Nunca es fácil hablar de uno mismo, pero en este caso es necesario. Primero porque quiero dar las gracias de corazón a todos los que me han ayudado y han aportado, lo más valioso que hay en la vida, su tiempo en este proyecto. Se que ahora hay que extremar las precauciones de higiene ganadera, que por otro lado, son necesarias y no deberían ser solo ahora, sino siempre.

Sobre todo hay que concienciar, luchar contra la impasibilidad de las administraciones, por su dejadez y por conseguir que se estabilice la situación del que, realmente, es el culpable del problema.

Hablamos de luchar contra la torpeza de dar traslado sin saneamiento a los animales con la excusa de que no es obligatorio. Hablamos de la seriedad de las subvenciones y que te den el 100% del saneamiento, no como lo que dan ahora, que supone un 25%.

Mi caso, por supuesto, no es el primero ni va a ser el último. Pero no me rindo; voy a luchar por este proyecto, por mi sueño y por no defraudar a la gente de Orea, que nos ha ayudado; Porque dentro de este mundo cruel, interesado y mezquino también hay gente buena. Y en Orea he encontrado mucha.

Nines

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s