Reflexión sobre el 28A

Sin duda, las próximas elecciones del domingo 28 de Abril son claves para nuestro país (más que nunca posiblemente). Tenemos que decidir cuál es el modelo de gestión de Estado que queremos, pero….

¿Lo tenemos claro?

Vivimos unos años de gran confusión. Podemos encontrar millares de noticias falsas en los tablones de Facebook, el timeline de un tuitero, periódicos digitales de escasa confianza, etc. Confusiones que se ceban con inmigrantes, ayudas económicas o líderes políticos. Creemos a pies juntillas todas las ideas que concuerdan con nuestro sesgo ideológico previo, sin dedicar unos momentos a reflexionar, no sólo acerca de lo que nos están contando, sino sobre la información que se nos oculta.

Más tarde, iremos a la barra del bar a comentarlo con los amigos para producir un cabreo colectivo sobre la situación actual. Estas noticias falsas alimentan el odio contra ciertos colectivos, creando una alarma social inexistente, lo que nos lleva a ser unos hooligans políticos sin ningún tipo de pensamiento crítico. 

Al nombrar las noticias falsas, no puedo olvidarme del tratamiento mediático de los hechos que suceden en nuestro país. La percepción sobre una noticia cambia drásticamente dependiendo del tiempo que se le dedique y enfoque con el que se analice, pudiendo llegar a cambiar totalmente nuestra visión de los hechos.

Por eso, es importantísimo que dediquemos un tiempo a reflexionar estos días.

Olvidarnos del ruido mediático y centrarnos en lo que de verdad nos importa, en lo que afecta a nuestro día a día. Leamos los programas electorales de todos los partidos, comparemos, reflexionemos con nuestros familiares y amigos. Lógicamente, ningún partido se va a ajustar íntegramente a tu forma de pensar, pero elige al que creas que se adapte más a ti y vota, sobre todo vota. 

Y ahora toca la parte de “he venido a hablar de mi libro“, vota al PSOE.

Como militante del Partido Socialista Obrero Español, es mi deber intentar convenceros de que votéis al partido que represento. Creo firmemente, que los valores que nos han hecho progresar estos últimos cuarenta años vienen de la mano del partido de la rosa: mayor igualdad, tolerancia y redistribución de la riqueza. No nos podemos permitir una vuelta al pasado. No podemos recortar derechos que han costado sangre, sudor y lágrimas. No podemos permitir que se trate al extranjero pobre como si fuera ganado, no podemos permitir que se rebajen los impuestos a los que más ganan, no podemos permitir una privatización de la enseñanza ni de la sanidad, no podemos permitir el machismo ni el odio al diferente. Nadie elige dónde, ni en qué familia se nace, por lo tanto, debemos asegurar un sistema que vele porque, sea cual sea tu situación de origen, puedas tener las mismas oportunidades que los demás.

Tenemos que ser conscientes de que vivimos en una sociedad más abierta, donde puedes viajar al otro lado del mundo en varias horas y entenderte con la gente de allí en un mismo idioma. 

La derecha actual representa exactamente lo contrario, el encerrarse en tradiciones rancias, mitos exaltados y cuentos fariseos.

Si se quiere avanzar como sociedad, hay que recordar el pasado mirando hacia delante, pero aprendiendo de él, para no tropezar de nuevo con las mismas piedras que habíamos conseguido dejar atrás.

 

Rodrigo Calvo Pinilla

22 de abril de 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s